10 Cambios sencillos para comer mejor


10 Cambios sencillos para comer mejor

¿Cuántas veces al año te propones empezar una dieta saludable? O, simplemente, comer mejor. Y sin embargo, a menudo se termina cayendo en los mismo vicios de siempre como la caña con patatas fritas para picar, un refresco o zumo de frutas envasado con cantidades de azúcar desorbitadas junto a una tapa de embutido o platos precocinados para comer rápidamente.

Por suerte, comer bien no es una ardua tarea, tan solo hay que modificar algunos hábitos alimenticios. Algunos de ellos prácticamente son imperceptibles, pero a la hora de la verdad, imprescindibles para tener unos hábitos de gastronomía saludable.

En Restaurante Kutxo  Majadahonda hacemos todo lo posible para conseguir de este mundo un planeta mejor, gastronómicamente hablando. Por ello, aquí una recopilación de:

10 Cambios sencillos para comer mejor, Comer sano

1.Ir a la compra después de haber comido:

Hacer una lista de lo que realmente se necesita para el día a día y ceñirse a ella. Si se acude al supermercado con el estómago vacío, las probabilidades de introducir en la cesta alimentos poco saludables es alta.

2. Desayunos sin caer en tópicos:

Bollería,galletas y cereales azucarados de desayuno son comida muy poco recomendable. Esto puede comprobarse al dar la vuelta a los envases donde se indica la cantidad de azúcares añadidos que tienen estos productos.

El desayuno perfecto depende de cada persona, pero la fruta, los lácteos no azucarados y naturales, así como tostadas con tomate o aguacate, son opciones mucho más saludables para empezar el día.

3. Be water:

Beber agua es la mejor opción, siempre. Alejarse de los refrescos cuya cantidad de azúcares añadidos son la antítesis de una dieta saludable. El cuerpo necesita hidratarse con agua y no con otros productos enlatados como un refresco ya que una lata puede contener 40 gramos de azúcar, lo que supera el total de la cantidad diaria recomendada por la OMS. La recomendación general es beber alrededor de litro y medio de agua diario.

4. Comer sin prisa y conscientemente:

Atender al plato y no a lo que pasa alrededor. Comer sin prisas, focalizado la comida y sin elementos externos que entretengan para saborear cada plato e ir llenando el estómago poco a poco.

5. Cocinar de manera saludable:

En la cocina siempre hay que probar a cocinar de diferentes maneras que mantengan el sabor y la calidad de cada producto. De igual manera se deben utilizar productos de temporada y huir de las grasas saturadas donde predominen las verduras y las frutas.

6. Tener a mano un frutos secos sin sal:

El contenido en proteínas, aminoácidos, minerales, vitaminas y ácido fólico de los frutos secos contribuyen a una buena alimentación. Debido a su alto valor energético, no conviene abusar de ellos, pero por suerte, gracias a su efecto saciante son buenos aliados de la dieta.

7. Adiós a la comida basura:

Si no se compra, no está en casa y por lo tanto no se come. Tan solo por el hecho de tener un producto de este tipo, la tentación de comerlo incrementa. Esta comida ha de dar paso a los tuppers, idóneos para la organización y la dieta saludable. Esto es porque cada día se puede dejar preparada la comida que se va a tomar al día siguiente en el trabajo, evitando picar o comprar comida precocinada.

8. Sal Vs azúcar:

De igual manera que puede cambiarse el exceso de sal, para prevenir los accidentes cerebrovasculares y cardíacos, por usar especias para fomentar el sabor, también hay que evitar el exceso de azúcar que se echa en exceso. El azúcar promueve elevados niveles de glucosa en sangre y de insulina encargada de retirar el azúcar en la sangre. Adiós al café o infusiones azucaradas.

9. Adaptarse a la temporalidad del producto:

Aunque en el supermercado se pueden encontrar frutas o verduras de invierno en verano y viceversa, ten en cuenta que será de peor calidad, bien por ser de invernadero o porque han viajado de otro hemisferio del planeta. La comida de temporada  tiene su punto álgido de sabor con vitaminas, minerales.

De igual manera sucede con las legumbres, sin embargo son productos de larga duración a los que hay que recurrir cada semana por ser fuente de proteínas, hidratos de carbono y propiedades saciantes.

10. No comer sin ganas:

Una de las recomendaciones nutricionales más habituales de hoy en día es la de comer cinco veces al día. Sin embargo, esta no es una verdad absoluta hay que ser consciente e identificar cuando hay hambre real y cuándo se come por otro motivo, porque se suelen comer cosas poco saludables.

¿Se te ocurre algún cambio más para comer mejor?

Resumen
10 Cambios sencillos para comer mejor
Nombre del Artículo
10 Cambios sencillos para comer mejor
Autor
Nombre del editor
Restaurante Kutxo
Logo del Editor

+ No hay comentarios

Añade tu comentario