Producto de la carta, Salmorejo


Producto de la carta, Salmorejo

En moda existen fondos de armarios y en la gastronomía, se podría decir que hay “fondos de nevera” y ahora que llega el buen tiempo, el salmorejo es uno de esos platos imprescindibles. Es más, se trata de uno de los alimentos más solicitados de platos de cuchara de nuestro menú o producto de la carta.

Se puede tomar bien como entrante, acompañamiento de otro alimento o como plato principal, ¡no hay regla para disfrutar de ello!

El origen del salmorejo, tal y como lo conocemos en la actualidad, data de finales del siglo XIX ya que se denominaba salmorejo al majado de pan que se adereza con aceite, ajo y vinagre. Incluso en algunas zonas de la península se conocía como salmorejo blanco.

Fue posteriormente cuando se añadió el tomate, enriqueciendo este plato y aportando su sabor y característico color rojo.

Y es que es llega el calor, una época en la que no deben faltar las ensaladas, frutas y otras elaboraciones que ayuden a mantenernos hidratados.

Nuestro cuerpo nos pide alimentos refrescantes y comienza la temporada de esas sopas frías que son refrescantes y están cargadas de vitaminas… Uno de los platos estrella en estas fechas es el salmorejo, típico del sur de la Península Ibérica.

Como todo plato de cocina, el salmorejo lleva el sello del autor ya que partiendo de los mismos ingredientes, el resultado entre unos y otros puede ser parecido pero nunca igual.

La base es el tomate pero, ¿cuáles son el resto de ingredientes que lo hacen diferente del tradicional gazpacho? Ambas son elaboraciones se sirven frías.

Están elaboradas con verduras procesadas en crudo. Sin embargo, la principal diferencia es que el salmorejo utiliza esta fruta en exclusividad mientras al gazpacho se le añaden otras verduras como el pepino y el pimiento.

Así mismo, el salmorejo es más espeso ya que se utiliza más pan en su elaboración y al gazpacho se le suele añadir agua.

El salmorejo suele tener más consistencia que el gazpacho debida a una mayor cantidad de miga de pan en su elaboración, lo que hace que, a diferencia del gazpacho, pueda servirse como una salsa de acompañamiento en la que mojar distintos ingredientes como verduras fritas.

Por otro lado, la guarnición en el gazpacho es opcional, mientras que en el salmorejo nunca falta. Generalmente  con huevo rallado o trocitos de jamón. Sabor, color, textura y consistencia… ¿quién se resiste a tomar un salmorejo fresquito?

¿Cómo lo hacemos en Kutxo?

La base del salmorejo tradicional, pero con personalizaciones que lo hacen especial, como la emulsión de vinagre de manzana.En cada cucharada disfrutas de los sabores, las texturas…. Ven a disfrutarlo.

Producto de la Carta:El salmorejo de Restaurante Kutxo no te lo puedes perder

+ No hay comentarios

Añade tu comentario